Mentalidad y ejercicio.

La importancia de la mentalidad a la hora de emprender cualquier cosa que nos dispongamos hacer es elemental y buena parte del éxito (o fracaso) dependerá de ello.

Ahora bien, en este breve artículo hablaremos sobre la importancia de una mente concentrada al momento de hacer ejercicio.

El ejercicio no debe ser tenido nunca como un castigo el cual nos inflingimos por comer tal o tal cantidad de calorías en un tiempo de comida ni debe servir tampoco única y exclusivamente para fines estéticos. Esto será al final un premio, un valor agregado a lo verdaderamente importante que es mantener nuestra salud y nuestros niveles óptimos; será una condecoración al arduo trabajo pero desde tomar la decisión de hacer algo por nosotros hasta ese momento hay un largo pero interesante y satisfactorio recorrido.

Optar por una rutina de entrenamiento es una elección personal y como tal la manera de llevarla a cabo será también individual. Es importante destacar que cada cuerpo responde distinto y trabaja de diferente modo.

Volviendo sobre la importancia de una mentalidad positiva, decíamos que esta es elemental. La expresión “el cuerpo llega hasta donde la mente lo permite” encierra mucha verdad. Muchas veces el provecho de nuestro día de entreno, de nuestra rutina podría ser mayor pero nos lo estropea nuestra propia mente y actitud: “mañana lo haré y recuperaré esta serie que hoy no hago”, “ha amanecido muy frío y prefiero algunos minutos más de sueño y cama caliente”, “No ejercitaré hoy pero en dos días lo recuperaré”… y excusas similares pueden ser puestas en una lista interminable.

Nos correspondemos con nuestro entorno de acuerdo a nuestras vibraciones. Si vibramos energía positiva, determinación, logro, esfuerzo y coraje, no nos sorprenderán los magníficos resultados. Por otra parte, si vibramos desgano, decaimiento, pesimismo respecto a lo que nuestro cuerpo está logrando, cosecharemos muchos sinsabores y sobre todo nos perderemos la oportunidad de disfrutar de todo cuanto tenemos para dar.

Es así, pues, como una mente positiva y puesta al límite en cada una de nuestras rutinas de ejercicio será clave para entendernos con nuestro cuerpo y sus capacidades con tal de irlas también desarrollando y creciendo.

Como hemos dicho al inicio de este breve artículo, el ejercicio no debe ser nunca tenido como un castigo sino debe ser siempre una alabanza, un festejo a nuestro cuerpo y todas sus capacidades.

¡Buenas vibras y felices rutinas!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s